18 Por eso Dios los hizo dar un rodeo por el camino del desierto, hacia el mar Rojo.
Así los israelitas salieron de Egipto como un ejército preparado para la batalla.