21 Luego Moisés extendió la mano sobre el mar y el Señor
abrió un camino a través de las aguas mediante un fuerte viento oriental. El viento sopló durante toda la noche y transformó el lecho del mar en tierra seca.