29 Cuando Moisés descendió del monte Sinaí con las dos tablas de piedra grabadas con las condiciones del pacto,
no se daba cuenta de que su rostro resplandecía porque había hablado con el Señor
.