32 Pero ni el trigo ni la espelta sufrieron daño, porque todavía no habían brotado del suelo).