3 Por lo tanto, hijo de hombre, da este mensaje a los montes de Israel de parte del Señor
Soberano: “Sus enemigos los atacaron por todas partes, los hicieron propiedad de muchas naciones y objeto de mucha burla y calumnia.