12 Al ponerse el sol, Abram se durmió profundamente, y descendió sobre él una oscuridad aterradora.