3 —Mi señor —dijo él—, si le agrada, deténgase aquí un rato.