8 Después, el Señor
Dios plantó un huerto en Edén, en el oriente, y allí puso al hombre que había formado.