33 Luego Abraham plantó un tamarisco en Beerseba, y allí adoró al Señor
, Dios Eterno.