30 Luego nació el niño que llevaba el hilo rojo en la muñeca, y lo llamaron Zera.