10 Pero el Señor
le dijo:
—¿Qué has hecho? ¡Escucha! ¡La sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra!