8 Por lo tanto, fue Dios quien me envió a este lugar, ¡y no ustedes! Y fue él quien me hizo consejero
del faraón, administrador de todo su palacio y gobernador de todo Egipto.