30 Entonces el rey, el gobernador, Berenice y todos los demás se pusieron de pie y se retiraron.