22 Arrepiéntete de tu maldad y ora al Señor. Tal vez él perdone tus malos pensamientos,