7 Las vides se marchitan,
y no hay vino nuevo;
todos los parranderos suspiran y se lamentan.