2 Pues el Señor
está furioso contra las naciones;
su furia es contra todos sus ejércitos.
Los destruirá
por completo,
los condenará a ser masacrados.