3 »No permitan que los extranjeros que se comprometen con el Señor
digan:
“El Señor
nunca dejará que yo sea parte de su pueblo”.
Y no permitan que los eunucos digan:
“Soy un árbol seco, sin hijos y sin futuro”.