1 Isaías ora por Jerusalén
Debido a que amo a Sión,
no me quedaré quieto.
Debido a que mi corazón suspira por Jerusalén,
no puedo quedarme callado.
No dejaré de orar por ella
hasta que su justicia resplandezca como el amanecer
y su salvación arda como una antorcha encendida.
2 Las naciones verán tu justicia
y los líderes del mundo quedarán cegados por tu gloria.
Tú recibirás un nombre nuevo
de la boca del Señor
mismo.
3 El Señor
te sostendrá en su mano para que todos te vean,
como una corona espléndida en la mano de Dios.
4 Nunca más te llamarán «La ciudad abandonada»
ni «La tierra desolada»
.
Tu nuevo nombre será «La ciudad del deleite de Dios»
y «La esposa de Dios»
,
porque el Señor
se deleita en ti
y te reclamará como su esposa.
5 Tus hijos se dedicarán a ti, oh Jerusalén,
como un joven se dedica a su esposa.
Entonces Dios se regocijará por ti
como el esposo se regocija por su esposa.
6 Oh Jerusalén, yo he puesto centinelas en tus murallas;
ellos orarán continuamente, de día y de noche.
No descansen, ustedes que dirigen sus oraciones al Señor
.
7 No le den descanso al Señor
hasta que termine su obra,
hasta que haga de Jerusalén el orgullo de toda la tierra.
8 El Señor
le ha jurado a Jerusalén por su propia fuerza:
«Nunca más te entregaré a tus enemigos;
nunca más vendrán guerreros extranjeros
para llevarse tu grano y tu vino nuevo.
9 Ustedes cultivaron el grano, y ustedes lo comerán,
alabando al Señor
.
Dentro de los atrios del templo,
ustedes mismos beberán el vino que prensaron».
10 ¡Salgan por las puertas!
¡Preparen la carretera para el regreso de mi pueblo!
Emparejen el camino, saquen las rocas
y levanten una bandera para que la vean todas las naciones.
11 El Señor
ha enviado el siguiente mensaje a cada país:
«Díganle al pueblo de Israel:
“Miren, ya viene su Salvador.
Vean, él trae consigo su recompensa”».
12 Serán llamados «El pueblo santo»
y «El pueblo redimido por el Señor
».
Y Jerusalén será conocida como «El lugar deseable»
y «La ciudad ya no abandonada».