4 Nunca más te llamarán «La ciudad abandonada»
ni «La tierra desolada»
.
Tu nuevo nombre será «La ciudad del deleite de Dios»
y «La esposa de Dios»
,
porque el Señor
se deleita en ti
y te reclamará como su esposa.