13 Ten por santo en tu vida al Señor
de los Ejércitos Celestiales;
él es a quien debes temer.
Él es quien te debería hacer temblar.