5 Así que extiende tu mano y quítale la salud, ¡ten por seguro que te maldecirá en tu propia cara!