21 Pues, después de muertos,
no les importará lo que le suceda a su familia.