11 Los cimientos del cielo tiemblan;
se estremecen ante su reprensión.