20 »Clamo a ti, oh Dios, pero no respondes;
estoy delante de ti, pero ni siquiera miras.