16 Trata con dureza a sus polluelos,
como si no fueran suyos.
No le importa si mueren,