14 Entonces hasta yo te elogiaría,
porque tu propia fuerza te podría salvar.