12 Humíllalos con una mirada;
pisa a los malvados allí donde están.