21 Su aliento podría encender el carbón,
porque de su boca salen llamaradas.