31 »El Leviatán hace hervir el agua con su sacudimiento;
agita las profundidades como una olla de ungüento.