7 Oh, Dios, recuerda que mi vida es apenas un suspiro,
y nunca más volveré a ser feliz.