30 Incluso aunque me lavara con jabón
y limpiara mis manos con lejía,