32 »Dios no es un mortal como yo,
por eso no puedo discutir con él ni llevarlo a juicio.