31 me hundirías en un pozo lleno de lodo,
y mis propias ropas sucias me odiarían.