43 Entonces Jesús gritó: