3 Eso se debe a que nunca han conocido ni al Padre ni a mí.