24 pero Jesús no confiaba en ellos porque conocía la naturaleza humana.