4 Al amanecer, Jesús apareció en la playa, pero los discípulos no podían ver quién era.