27 Juan respondió:
—Nadie puede recibir nada a menos que Dios se lo conceda desde el cielo.