34 Pues él es enviado por Dios y habla las palabras de Dios, porque Dios le da el Espíritu sin límites.