64 (Pues Jesús sabía, desde un principio, quiénes eran los que no creían y también quién lo traicionaría).