15 Cada vez que los israelitas salían a la batalla, el Señor
peleaba en contra de ellos e hizo que sus enemigos los derrotaran, tal como él les había advertido. Y el pueblo estaba muy angustiado.