18 porque Jerusalén
está vacía y desolada;
es un lugar donde merodean los chacales.