8 Los esclavos son ahora nuestros amos;
no ha quedado nadie para rescatarnos.