10 El hambre hizo ennegrecer nuestra piel
como si hubiera sido quemada en el horno.