24 Pero les digo la verdad, ningún profeta es aceptado en su propio pueblo.