52 La casa estaba llena de personas que lloraban y se lamentaban, pero Jesús dijo: