50 Cuando Jesús oyó lo que había sucedido, le dijo a Jairo: