64 Le vendaron los ojos y le decían: «¡Profetízanos! ¿Quién te golpeó esta vez?».
65 Y le lanzaban todo tipo de insultos.
66 Jesús ante el Concilio
Al amanecer, todos los ancianos del pueblo se reunieron, incluidos los principales sacerdotes y los maestros de la ley religiosa. Llevaron a Jesús ante el Concilio Supremo
67 y le dijeron:
—Dinos, ¿eres tú el Mesías?
Él les respondió:
68 y si yo les hiciera una pregunta, ustedes no me la contestarían.
69 Sin embargo, desde ahora, el Hijo del Hombre estará sentado en el lugar de poder, a la derecha de Dios.
70 Todos gritaron:
—¿Entonces afirmas que eres el Hijo de Dios?
Y él contestó:
71 «¿Para qué necesitamos otros testigos? —dijeron—. Nosotros mismos lo oímos decirlo».