16 «¡Pues yo odio el divorcio! —dice el Señor
, Dios de Israel—. Divorciarte de tu esposa es abrumarla de crueldad
—dice el Señor
de los Ejércitos Celestiales—. Por eso guarda tu corazón; y no le seas infiel a tu esposa».