28 Pues pensó: «Si tan solo tocara su túnica, quedaré sana».